El Llàtzer Torrente, president de la cooperativa Molsa, va parlar el passat  17 de novembre  al XIII Congrés d’Agricultura Ecològica de la SEAE (Sociedad Española de Agricultura Ecológica) celebrat del 14 al 17 de novembre a Logronyo.

Va ser una trobada interdisciplinària entre profesionals de l’investigació, tècnics, assessors, pagesos, productors, consumidors, distribuidors, cuiners, educadors, etc. A través de panells, taules rodones i altres sessions l’objectiu del congrés era parlar sobre els reptes alimentaris actuals i el paper dels sistemes agroalimentaris en la solució d’aquests, així com es recolliran recomanacions per impulsar el desenvolupament del sector agroecològic al costat de la demanda.

El Llàtzer va compartir taula amb Carrefour Bio i altres empreses i entitats del sector. A sota us deixem la seva xerrada. Podeu veure el vídeo en aquest link.

 


PONENCIA LLÀTZER TORRENTE, PRESIDENT DE MOLSA:

Muy buenos días, ¡y muchas gracias por estar aquí!

Cuando nos llegó la invitación para asistir al congreso y vi el título de este panel. Lo que más me motivo a participar, fue la pregunta que había al final. ¿Habrá espacio para todos?

Nosotros desde Bioconsum, como pioneros que somos, ya que estamos presentes en el sector, desde hace 70 años, a través alguna de nuestras tiendas históricas, lo que podemos decir es: ¡Bienvenidos y bienvenidas a todos y a todas, ¡Bienvenidos a la ecología!

Ya era hora de que el gran público empezara a interesarse por lo que come, eso redundara en más demanda, más producción, más productores y por lo tanto más tierra limpia.

En el sector de la ecología, sinceramente creo que no debería existir la competencia. Para ser coherentes con lo que tenemos entre manos, deberíamos cambiar el paradigma de competitividad por el de colaboración.

De que estamos hablando ¿De negocio? ¿O de algo vital, de lo que depende nuestra supervivencia?

En la primera opción, es evidente que el gran capital con todos sus medios, y métodos no siempre éticos, nos pasara por encima como un tsunami y transformara el sector banalizándolo. Imponiendo paradigmas similares a los de la alimentación convencional. Pero a la vez, evidentemente extendiéndolo al gran público, lo cual redundara en crecimiento. En un país como el nuestro en donde la demanda de productos ecológicos crece un 12%, pero la perdida de suelo agrícola esta por el 20%, es urgente extender el conocimiento y la
demanda de productos agrícolas ecológicos. Por lo tanto Bienvenidos!

Pero no nos engañemos, los que acaban de entrar en el sector, son aquellos que buscan el beneficio a corto plazo, para esta gente, un sector que crece hoy día un 12%, es un pastel que no se van a perder. Todos tenemos en la memoria el malbaratamiento o destrucción de productos agrícolas con la finalidad de mantener precios, mientras millones de personas padecen hambre e incluso mueren por ella, ¿Creéis que a esos sujetos les interesa la ecología? No. Pero sean bienvenidos no obstante. Ellos también van a cumplir un papel.

Porque saben, a pesar de su vorágine, que si no son sostenibles, se les acaba el negocio. Algunos se están dando cuenta que la Tierra tiene sus límites. Bienvenidos!

Es responsabilidad de cada uno y cada una de nosotras el velar por la ecología. Cuando compramos, ya sea en la tienda, en el distribuidor, o en el productor, aseguremos nos de que esos productos, respetan la tierra, a las personas, y a los animales, exijamos transparencia y trazabilidad y no solo compremos el “precio”. Preguntemos por el valor de lo que comemos, no por el precio, que alguien le puso, dependiendo de no sé qué circunstancias de mercado. Que seguramente, estas circunstancias, nunca van a favorecer a las personas, es decir a todas a nosotras.

De que estamos hablando ¿De negocio? ¿O de algo vital, de lo que depende nuestra supervivencia?

Voluntaria e inevitablemente nos situamos en la segunda opción.

Es desde aquí, que en la central de compras Bioconsum y en la cooperativa de tiendas Molsa, trabajamos para integrar a todas las partes de la cadena con intereses comunes: Productores, Distribuidores, Vendedores y Consumidores; para optimizar recursos y planificar estrategias de acuerdo a nuestras necesidades reales, lo cual nos proporcionara mayor autonomía respecto a las veleidades de los mercados.

Justamente ahora estamos empezando a elaborar el plan estratégico que regirá en los próximos cinco o seis años, y estamos trabajando entre otras en estas tres direcciones básicas.

Ofrecer servicios de valor añadido a las tiendas.
Llegar a acuerdos de colaboración, sostenibilidad y viabilidad mutua con

productores y distribuidores.
Incorporar a nuestros clientes en las decisiones.
1.- Son justamente esos servicios de valor añadido, lo que permitirá a la persona que regenta la tienda, disponer de más tiempo para comunicar nuestros valores y recoger información de los clientes, y hacer posible el espíritu de servicio que queremos ofrecer. Para facilitar a las tiendas la gestión del día a día, estos servicios se enfocan en el procesamiento de la información, gestión de incidencias, elaboración informatizada de pedidos, contabilidad, etc.

Y en el estableciendo de mecanismos para facilitar el asesoramiento a los clientes.

2.- Queremos llegar a establecer sinergias con nuestros proveedores, porque la viabilidad de sus explotaciones y la de nuestras tiendas, están íntimamente relacionadas. El mensaje que queremos transmitir es, que sus explotaciones y sus negocios, son importantes para nosotros. Navegamos todos en el mismo barco.

Estamos programando ruedas de reuniones periódicas para analizar el funcionamiento de nuestras relaciones. El tipo de relación que se establezca, con cada uno de los proveedores, determinara los productos que se expongan en los lineales de nuestras tiendas.

3.- Queremos que nuestros clientes, tengan voz a la hora de decidir qué productos quieren adquirir en nuestras tiendas. Ya que queremos que incrementen el volumen de productos ecológicos en sus compras; ofreciéndoles precios asequibles en los productos que necesitan.

Esta quizás es la parte más complicada y delicada del proceso, ya que estamos tratando con infinidad de sensibilidades y muy diversas necesidades, pero creemos que si lo conseguimos será una fuente de crecimiento ecológico para todos.

Este cliente que se ha sentido bien atendido y asesorado, que es escuchado y encuentra la posibilidad de participar en la elaboración del surtido de la tienda, en la cual encuentra variedad suficiente, y una buena relación calidad/precio, puede pasarnos información final valiosísima, creo que es la clave de cualquier proyecto con futuro, junto con una mejor gestión de los puntos de venta, y una relación estrecha con los proveedores, porque de esta manera estaremos tratando en cualquier caso con la persona. Y en la ecología necesitamos a todas las personas.

¡Bienvenidos pues!


 

Pots llegir les conclusions del congrés aquí.