Una dieta vegetariana equilibrada y saludable puede aportar todos los nutrientes que el cuerpo necesita sin necesidad de suplementación. Personas que siguen una dieta vegetariana no del todo equilibrada se pueden beneficiar de tomar suplementos de omega-3 y de B12. Establecer buenos hábitos alimenticios es siempre lo más recomendable.

 

Cápsulas de origen vegetal

La mayoría de complementos dietéticos están hechos de cápsulas de gelatina. La gelatina se fabrica a partir del colágeno obtenido de la piel y los huesos de animales y, por eso, no es apta para vegetarianos. Las cápsulas son importantes porque hacen de minicontenedores y evitan que notemos el sabor desagradable de algunos principios activos. Las personas vegetarianas tendrán que optar por cápsulas hechas con ingredientes vegetales, como la hipromelosa, procedente de la celulosa.

 

Ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos omega-3 son cruciales para el correcto desarrollo del cerebro y pueden ayudar a prevenir enfermedades del corazón. En el sistema cardiovascular son útiles porque bajan el colesterol de LDL, reducen el nivel de triglicéridos y la coagulación excesiva, inhiben la formación de depósitos en las arterias y bajan la tensión arterial. Uno de los ácidos grasos omega-3 más importantes es el llamado DHA. El DHA es vital para el funcionamiento del cerebro, los ojos y nuestro sistema nervioso. El otro es el llamado EPA, que ayuda a controlar cualquier tipo de inflamación en nuestro cuerpo.

Una de las mejores fuentes de omega-3 son los pescados azules de pequeño tamaño (sardinas, caballas y boquerones) pero no la única. Para las personas vegetarianas que no comen pescado la mejor forma de incorporar el omega-3 es a través de las semillas. Las semillas de chía, originarias de Centroamérica, contienen el mayor porcentaje conocido de ácido graso alfa-linolénico de la familia de los omega-3. Hay complementos basados en el aceite de chía de primera prensada en frío para facilitar la aportación del omega-3 que se precisa. Las algas también tienen omega-3. Los suplementos de omega-3 a base de algas también son una muy buena opción. La especie concreta de alga de la que se extrae comercialmente el DHA es el alga Schizochytrium.

 

Vitamina B12

La vitamina B12 es un elemento esencial para el cuerpo porque se necesita para la absorción de otros nutrientes, la división y crecimiento celular, la producción y división de los glóbulos rojos y la formación del ADN, entre otros. La necesidad diaria real de esta vitamina es escasa, entre 0,1 y 0,5 microgramos. Hay estudios que dicen que los adultos que consumen poca grasa, como es el caso de personas vegetarianas y veganas, solo necesitan 0,05 microgramos diarios. Una deficiencia nutricional de esta vitamina resulta rara, pero no por eso poco seria.

Muchas personas creen que la vitamina B12 proviene de la carne de los animales, la leche y los huevos, cuando, en verdad, solo proviene de las bacterias. La vitamina B12 es sintetizada por bacterias y, por lo tanto, se encuentra en áreas de crecimiento bacteriano, como el suelo, el agua no depurada y los propios intestinos.

La «modernidad» en la que vivimos (comemos verduras ultralimpias, agua depurada y solemos tener unos intestinos débiles debido a malos hábitos alimenticios y una sobremedicación) hacen que las personas vegetarianas y veganas a veces tengan que complementar la dieta con complementos de B12.

Las condiciones actuales en las que viven los animales de granja criados en explotaciones ganaderas implican que muchas veces sean deficientes en B12, es por eso que se les da suplementos. Así pues, muchas personas carnívoras adquieren esta vitamina a través de los suplementos de B12 ingeridos por parte de los animales.

Las personas vegetarianas y veganas que tienen unos intestinos saludables gracias a unos hábitos alimenticios sanos y una vida tranquila, a priori, no se tienen que preocupar de tomar suplementos. Pero las personas vegetarianas que se medican demasiado, tienen unos malos hábitos alimenticios, mucho estrés, un sistema inmunitario débil o alguna enfermedad es recomendable que tomen un suplemento de vitamina B12.

Más información en nuestro artículo «¿Las personas veganas tienen que tomar B12?»

 

Zumo de noni

El zumo de noni procede de la fruta de la planta Morinda citrifolia. El fruto de la Morinda citrifolia se ha consumido desde hace siglos en la Polinesia y el sureste asiático. Su consumo en forma de zumo es más reciente. No fue hasta 1996 que se empezó a comercializar en Estados Unidos y en otras partes del mundo. En el 2003 se autorizó la comercialización en Europa.

El zumo de noni es rico en antioxidantes, vitamina C, vitamina B3, vitamina A y hierro. Entre otras cosas, es conocido por aumentar los niveles de energía.

Cuando uno cambia de una dieta carnívora a una vegetariana el cuerpo entra en un proceso de adaptación y los niveles de energía pueden quedar afectados. Algunas personas retroceden y vuelven a comer carne porque se encuentran cansados, y lo asocian a no comer carne. Con el fin de dar tiempo al cuerpo a adaptarse es óptimo complementar la dieta con zumo de noni y garantizar, de este modo, unos buenos niveles de energía.