Todos hemos oído hablar de la macrobiótica, pero ¿qué es exactamente y en qué principios se basa? La macrobiótica es una filosofía de la salud que persigue conseguir un equilibrio entre nuestro cuerpo físico y el emocional a través de los alimentos que ingerimos. La macrobiótica fue llevada a Europa desde Japón en los años 30 por George Ohsawa, un japonés filósofo inspirado por las enseñanzas del médico Sagen Ishizuka.

Si bien los campos convencionales de la nutrición occidental clasifican los alimentos en términos de su composición química (calorías, carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas) la macrobiótica se centra en sus propiedades energéticas. Los alimentos Yin son frescos y humedecen el cuerpo. Los alimentos Yang son cálidos y secos.

Las características de yin o yang de un determinado alimento tienen menos que ver con su temperatura o humedad real y más con sus efectos de energía en el cuerpo. Los alimentos «frescos» o de yin generalmente son bajos en calorías y altos en potasio. Los alimentos «calientes» o de yang tienden a ser más altos en calorías y en sodio.

 

Los alimentos según sus cualidades yin yang

Yang

  • Yang extremo: sal cruda, medicamentos, cerdo, ternera, huevos, quesos maduros.
  • Muy yang: aves de corral, mariscos, pescado azul como el atún, el salmón y el pez espada.
  • Yang moderado: pescado blanco como el rape, la merluza o el lenguado, pan integral, sal marina no refinada, miso, salsa de soja, algas.
  • Yang ligero: cereales (arroz, avena, trigo, centeno, trigo sarraceno, quinoa, amaranto, etc.), judías azuki, zanahorias, arándanos.

Yin

  • Yin ligero: cebollas, rábano rojo, coliflor, brócoli, col, mostaza, puerros, acelgas.
  • Yin moderado: legumbres, pepino, apio, guisantes, setas, tofu, tempeh, remolacha, manzana, melón, albaricoques, sandía, uvas, naranjas, mandarinas, limones, almendra, nueces, malta de cebada.
  • Muy yin: pan refinado, pastas y pasteles, tomate, patatas, berenjena, pomelo, plátano, piña, pimientos, espinacas, especias, miel, anacardos, queso fresco, yogur, mantequilla.
  • Yin extremo: azúcar blanco, alcohol, marihuana, drogas, cafeína, edulcorantes artificiales, conservantes.

 

Dieta equilibrada

Idealmente nuestro cuerpo debería estar en estado de armonía, lleno de equilibrio, por ello, los expertos en macrobiótica nos dicen que nos tenemos que nutrir de alimentos yin y yang balanceados, sin llegar a extremos. Los alimentos básicos de una dieta macrobiótica serían aquellos categorizados en el apartado anterior como yin ligero, yin moderado, yang ligero, yang moderado, es decir, cereales, verduras, legumbres y algas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la macrobiótica también nos dice que tenemos que adaptar el consumo de alimentos más yin o más yang dependiendo de la época del año y nuestra actividad. Si un día, por ejemplo, sé que haré mucha actividad física, elegiré alimentos algo más yang. Si otro día estoy de vacaciones de verano y pienso estar todo el día en la piscina, comeré alimentos más yin.

Además del equilibrio de estos dos grupos de alimentos, yin y yang, la macrobiótica entiende que los alimentos que consumimos deberían ser ecológicos, de temporada y de proximidad, siempre que sea posible, reduciendo el consumo de azúcares, alcohol y otros tóxicos.