Hace cinco años si alguien decía «soy vegano» tenía muchos puntos que su interlocutor le preguntara «qué significa vegano?». Uno a menudo debía satisfacerse con una ensalada verde en el restaurante y era considerado un «bixo raro». Pero hoy en día prácticamente todo el mundo sabe qué es el veganismo, muchísimos restaurantes ofrecen platos «vegan-friendly» y cada vez hay más gente que se suma a un estilo de vida vegano.

Una persona vegana se abstiene de ingerir cualquier producto procedente de los animales, incluidos los huevos y los productos lácteos. Las personas que llevan un estilo de vida vegano dicen que las razones de adoptar una dieta vegana son básicamente tres:

  • Compasión por los animales y rechazo de la crueldad hacia los animales de granja.
  • Compasión por el planeta y la voluntad de reducir su huella de carbono personal.
  • Compasión por el cuerpo y adopción de una dieta más saludable rica en fibra, vitaminas, minerales y con cero grasas saturadas.

Ha habido un debate acalorado, incluso entre los veganos, sobre si las personas veganas necesitan o no tomar suplementos de vitamina B12. Hay quien dice que comiendo alimentos naturales e incorporando a la dieta productos como la levadura de cerveza y la espirulina es suficiente. Otros dicen que la levadura de cerveza y la espirulina llevan B12 análoga (no real). Hay personas que abogan que la dieta vegana no es una dieta natural porque requiere el consumo de B12 en forma de suplementos y, finalmente, hay otros que dicen que si tienes unos intestinos saludables no tienes que preocuparte de tomar vitamina B12.

¡¿Quién tiene razón ?!

 

Primero de todo … ¿cuánta B12 es necesaria?

La vitamina B12 es un elemento esencial para el cuerpo porque la necesitamos para la absorción de otros nutrientes, la división y crecimiento celular, la producción y división de los glóbulos rojos, la formación de ADN y ARN, y para las fibras nerviosas y el metabolismo del ácido fólico, así como del metabolismo de la homocisteína.

La necesidad diaria real de esta vitamina es escasa, entre 0,1 a 0,5 microgramos (0,0001mlgr). Hay estudios que dicen que los adultos que consumen poca grasa, como es el caso de los veganos, sólo necesitan 0,05 microgramos diarios.

La cantidad total almacenada de vitamina B12 en el cuerpo humano es de aproximadamente 2 a 5 mg en adultos, la mayoría se guarda en el hígado. El cuerpo puede retenerla y liberarla lentamente a medida que la necesita (generalmente podemos mantener reservas para hasta 4 años). Una deficiencia nutricional de esta vitamina, resulta rara, pero no por ello poco seria.

 

¿Cómo de natural o no-natural es la dieta vegana?

Muchas personas creen que la vitamina B12 proviene de la carne de los animales y de las secreciones de los animales (es decir, leche de vaca, huevos, etc) cuando, de hecho, sólo proviene de las bacterias. La vitamina B12 es sintetizada por bacterias y, por tanto, se encuentra en áreas de crecimiento bacteriano, como el suelo, el agua no depurada y los propios intestinos.

Cuando decimos bacterias muchas veces nos vienen a la cabeza conceptos negativos, pero las bacterias realmente son nuestros amigos. Nuestro cuerpo está lleno de bacterias benéficas indispensables para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Somos 10 veces más bacterias que células, con estas cifras podemos ver la importancia de cuidar de ellas. Para que las bacterias que hacen B12 puedan generar esta vitamina necesitan que en el contexto donde viven haya cobalto mineral.

Los humanos de la prehistoria tenían una dieta extremadamente rica en productos vegetales y, independientemente de si comían carne o no, sus niveles de B12 eran buenos, pues el suelo de aquella época era rico en cobalto. Además bebían agua natural no potabilizada («sucia») del río que también contenía bacterias productoras de B12. Finalmente, la salud de sus intestinos era óptima y absorbía bien la vitamina B12 ingerida y también la generada por las bacterias que se alojaban en sus tripas.

Actualmente nos encontramos con el problema de que las tres fuentes naturales de B12 (suelo, agua, intestinos) han quedado comprometidas:

  1. La agricultura intensiva ha causado que el suelo de cultivo sea deficiente en cobalto. Como consecuencia, nuestras verduras son deficientes en B12 (incluso si no las laváramos lo serían) .
  2. El agua que bebemos es agua depurada y libre de bacterias y, consecuentemente, también libre de B12.
  3. La manera actual que tenemos de (mal) alimentarnos y de (sobre) medicarnos hace que nuestros intestinos tengan una salud deteriorada y no absorban correctamente la vitamina B12.

 

Niveles bajos de B12: un problema no sólo de los veganos

El problema de la pobre calidad del suelo y la falta de salud intestinal también afecta a los animales de granja. Hoy en día, la mayoría de animales de granja se encuentran encerrados en el interior de naves y nunca pisan los campos ni comen césped. El agua que beben es depurada y su dieta y niveles de estrés hace que la salud de sus intestinos sea muy pobre. Si no fuera porque se les da suplementos, los animales de granja podrían ser deficientes en B12. De hecho, alrededor del 95% de todos los suplementos de vitamina B12 fabricados son consumidos por animales de explotaciones ganaderas.

Las personas que después consumen la carne de estos animales reciben la B12 que originariamente provenía de los suplementos dados a los animales.

Por lo tanto, indirectamente, también están consumiendo suplementos de B12. Mucha gente carnívora en los análisis les sale la B12 baja. Esto prueba que este no es un «problema vegano» y que el problema está en la metabolización.

 

La manera «natural» de consumir B12 es segura?

Hoy en día, ingerir vitamina B12 a través de verduras no ecológicas sin lavar procedentes de lugares silvestres o del huerto personal de cada uno y de agua sin filtrar no es seguro para la salud porque también hay otras bacterias, como la E. coli y la salmonela que, cuando proliferan, pueden ser dañinas.

Por otra parte, sí que hay alimentos que contienen B12 como la levadura de cerveza y la espirulina pero sólo podremos fiarnos de ellos como fuentes de B12 si tenemos una buena alimentación globalmente y unos intestinos sanos capaces de absorberla.

Desde Molsa defendemos que la mejor manera, y más sostenible, de conseguir B12 es naturalmente, mejorando la salud de nuestros intestinos a través de una alimentación sana, garantizando una ingesta adecuada de probióticos, tomando medicina natural y manteniendo los niveles de estrés controlados.

Para personas que se medican demasiado, tienen unos malos hábitos alimenticios, mucho estrés, un sistema inmunitario débil y / o alguna enfermedad, obtener vitamina B12 de suplementos puede ser una buena opción, siempre teniendo en cuenta que los suplementos están pensados ​​para suplementar la dieta cuando sea ​​necesario.

 

Encontrarás probióticos y suplementos de B12 en todas las tiendas Molsa. En las tiendas Molsa también ofrecemos terapias; nuestros profesionales expertos estarán muy contentos de recibirte y aconsejarte.