La col es un producto típico de Europa que se produce durante los meses fríos del año.

La col pertenece al género de verduras crucíferas, que incluye el brócoli, la coliflor y la kale. Contiene un 92% de agua, mucha fibra y pocas calorías. Es muy rica en vitamina C y también contiene vitaminas A, E, B y K, y minerales como el sulfuro, que aporta potentes propiedades antioxidantes. También contiene ácido fólico y arginina, que ayudan a combatir los resfriados, y calcio. Se presenta en una variedad de formas y colores, incluyendo la violeta, blanca y verde, y sus hojas pueden ser arrugadas o suaves.

Vitamina C

La col es especialmente alta en vitamina C. La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una vitamina soluble en agua que hace muchos papeles importantes en el cuerpo.

Por ejemplo, ayuda a hacer colágeno, la proteína más abundante del cuerpo. El colágeno da estructura y flexibilidad a la piel y es crítico para el buen funcionamiento de los huesos, los músculos y los vasos sanguíneos.

Además, la vitamina C ayuda al cuerpo a absorber hierro y es un potente antioxidante. La vitamina C trabaja para proteger el cuerpo de los daños causados ​​por los radicales libres, que se han asociado a muchas enfermedades crónicas.

Si bien la col verde y roja son excelentes fuentes de este potente antioxidante, la col roja tiene aproximadamente un 30% más.

Una taza (89 gramos) de col roja cortada pequeña aporta el 85% de la ingesta recomendada de vitamina C, que es la misma cantidad que se encuentra en una naranja.