Hace poco hablamos sobre el tempeh de guisante pero de tempeh se puede hacer de cualquier legumbre: de alubias rojas, lentejas, garbanzos, soja, etc. En nuestras tiendas puedes encontrar de garbanzos, de soja y de guisante, y también tempeh marinado pero en casa puedes hacer de cualquier tipo de legumbre y cocinarlo como quieras.

¿Qué es el tempeh?

El tempeh es un alimento parecido a una torta hecha a partir de legumbres cocidas y ligeramente fermentados. Esta fermentación ayuda a romper el ácido fítico de la legumbre utilizado, lo que facilita la digestión.

¿Cómo se cocina el tempeh?

Recomendamos cocinar el tempeh al vapor o hervir durante 10 minutos antes de utilizarlo en recetas. De este modo s’estovarà y absorberá mejor los gustos de los demás ingredientes.

¿El tempeh es un alimento probiótico?

El tempeh que se vende comercialmente, aunque fermentado, no debe ser considerado un alimento probiótico ya que se vende pasteurizado. Si quieres beneficiarte de sus características probióticas la tienes que hacer en casa y comértelo crudo. El puedes macerar para darle más sabor.

Beneficios probióticos de comida tempeh casero crudo

La fermentación es un proceso que consiste en descomponer azúcares por bacterias y levaduras. Mediante la fermentación, se descompone el ácido fítico que se encuentra en las legumbres, contribuyendo a mejorar la digestión y la absorción.

El tempeh fermentado y no pasteurizado contiene probióticos. La ingesta de probióticos provoca cambios beneficiosos en la microbiota intestinal, mejorando la digestión, lo que a su tiempo ayuda a disminuir la inflamación del cuerpo y, por tanto, mejora nuestra salud en general.

Otros beneficios del tempeh

Aparte de contener fibra y proteínas vegetales, el proceso de fermentación de las legumbres con el fongRhyzopus oligosporus presenta una serie de beneficios adicionales:

Aumenta el contenido en GABA, un aminoácido que actúa como el principal neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso. Por lo tanto, disminuye la actividad nerviosa del cerebro dando lugar a la sensación de calma y relajación.
Aumenta el potencial antioxidante de las legumbres, sobre todo porque se incrementa el contenido de isoflavonas. Aunque la soja es la legumbre con mayor contenido de isoflavonas, las judías y los garbanzos también son ricas en estos fitoquímicos (concretamente en genisteína y daidzeína).
Disminución del contenido en fitatos, por lo que las legumbres resultan más digestivos y la biodisponibilidad de oligoelementos, como el hierro y el calcio, aumenta considerablemente.

¿Cuál es el perfil nutricional del tempeh de soja?

El tempeh de soja es rico en muchos nutrientes. Es rico en proteínas, vitaminas y minerales y bajo en sodio y carbohidratos.

Una porción de 85 gramos de tempeh de soja contiene estos nutrientes:

Calorías: 162
Proteína: 15 gramos
Hidratos de carbono: 9 gramos
Grasa total: 9 gramos
Sodio: 9 miligramos
Hierro: 12% de la dosis diaria recomendada
Calcio: 9% de la dosis diaria recomendada
Riboflavina: 18% de la dosis diaria recomendada
Niacina: 12% de la dosis diaria recomendada
Magnesio: 18% de la dosis diaria recomendada
Fósforo: 21% de la dosis diaria recomendada
Manganeso: 54% de la dosis diaria recomendada

Al ser más compacto que otros productos de soja, el tempeh proporciona más proteínas que otras alternativas vegetarianas. Por ejemplo, 85 gramos de tofu contienen 6 gramos de proteína, o aproximadamente el 40% de proteína si lo comparamos con la misma cantidad de tempeh.

El tempeh de soja también es una buena fuente de calcio. Una taza de tempeh (166 gramos) contiene aproximadamente 2/3 del calcio que se encuentra en una taza de leche de vaca entera.

¿Qué perfil nutricional tiene el tempeh de guisante?

En nuestro artículo «TEMPEH DE GUISANTE: QUÉ ES, CÓMO COCINAR-LO, TRUCOS E IDEAS» te contamos los beneficios nutricionales del tempeh de guisante.