En las tiendas Molsa tenemos muchos productos de Comercio Justo y eso nos gusta. Sobre todo, cuando se trata de productos que sólo se producen en países denominados del tercer mundo, como son el café, el cacao y el azúcar. El Comercio Justo al que nosotros apoyamos es un Comercio Justo sustancial, probado. En este artículo que hemos escrito junto con Alternativa3 -uno de nuestros proveedores de café, cacao y azúcar- te contamos los 10 principios del Comercio Justo y por qué son importantes.

1. Decisiones democráticas
Productores y productoras organizados y organizadas en cooperativas u otras formas participativas, donde se toman las decisiones democráticamente. Alternativa3 ha podido constatar durante sus estancias en las cooperativas productoras, el gran valor que tiene la participación directa del pequeño productor y sobre todo de las mujeres campesinas en la toma de decisiones, ya que normalmente no tienen la oportunidad ni siquiera que se tenga en cuenta sus opiniones.

2. Rechazo de la explotación infantil
La educación es un derecho fundamental de la infancia, para recibirla es necesario que los niños y niñas dispongan de tiempo para acudir a la escuela y para jugar. La pobreza extrema obliga a muchos niños y niñas a trabajar, en muchos casos en condiciones de esclavitud como ocurre en muchas plantaciones de cacao de África. El Comercio Justo rechaza la explotación infantil entendiendo que el trabajo de los adultos debe bastar para el mantenimiento de la familia.

3. Equidad de género
Equidad de género en salarios, derechos laborales y participación. Para el Comercio Justo este es un principio fundamental, ya que cuando las mujeres consiguen sus propios ingresos su vida cambia en muchos aspectos, y no sólo para ellas sino también para su familia y la comunidad donde viven. Para empresas como Alternativa3 es muy importante apoyar proyectos de empoderamiento de la mujer en las cooperativas productoras con las que trabaja.

4. Respecto al Medio Ambiente
Respecto al Medio Ambiente, sin transgénicos, ni productos químicos de síntesis, ni otros productos químicos nocivos para las personas y la naturaleza. Uno de los principios fundamentales del Comercio Justo es el respeto al medio ambiente, los productos de Comercio Justo provienen siempre de pequeñas organizaciones productoras que cultivan sus tierras siguiendo métodos tradicionales respetuosos con la naturaleza, sin utilizar fertilizantes ni pesticidas nocivos para la salud y el medio ambiente, y sin transgénicos. Alternativa3 elabora sus productos a partir de café, cacao y azúcar procedentes de cooperativas de Comercio Justo, buscando siempre la máxima sostenibilidad en todo el proceso de producción desde la materia prima hasta el producto listo para consumir.

5. Productos de calidad
La calidad es un principio fundamental del Comercio Justo. En Molsa cuidamos al máximo la calidad de nuestros productos, por eso estamos tan contentos de tener los productos de Alternativa3 en nuestras tiendas. Al ser elaboradores, Alternativa3 puede controlar todo el proceso de elaboración desde la materia prima hasta el producto final, esto les permite estar continuamente mejorando e innovando.

6. Condiciones de trabajo dignas
El Comercio Justo garantiza condiciones de trabajo dignas para los productores y productoras, evitando tanto cualquier tipo de esclavitud como condiciones que atenten contra la salud de los trabajadores y trabajadoras. Alternativa3 trabaja con pequeñas cooperativas productoras de países del Sur apoyándolos en sus proyectos para conseguir que mejoren sus condiciones tanto laborales como sociales y medioambientales, poniendo siempre el respeto a las personas por encima del beneficio económico. El Comercio Justo es una alternativa real al comercio internacional convencional que crea oportunidades para los grupos más desfavorecidos y reduce las desigualdades y la pobreza.

7. Precios y salarios justos
Precios y salarios justos que valoran la calidad del producto. En el Comercio Justo la calidad es fundamental, la calidad no sólo es del producto final sino también medioambiental y social. El primer eslabón de un producto es el productor y la productora en origen y mejorar su calidad de vida y la de su comunidad es uno de los objetivos principales del Comercio Justo. Los pequeños productores y productoras que venden su cosecha a través de los canales de Comercio Justo tienen asegurado que el precio que reciben por su trabajo les da nuevas oportunidades de ser protagonistas en la construcción de un futuro más sostenible. Es por eso que cuando consumimos un producto de Comercio Justo tenemos la satisfacción de estar contribuyendo a crear una sociedad mejor en las que las personas son más importantes que el beneficio económico de unos pocos.

8. Pre-financiación de las compras
Una solución del Comercio Justo para mejorar la vida de los campesinos y campesinas productores y productoras. Las pequeñas organizaciones productoras en los países del Sur tienen muy complicado el acceso a créditos que les permitan invertir en mejoras de producción y sociales, o incluso a menudo sobrevivir entre cosecha y cosecha. A menudo su única opción es ponerse en manos de prestadores que los someten a unas condiciones de usura que sólo consiguen aumentar su pobreza. Aunque algo está cambiando en los últimos tiempos gracias a la aparición de la banca ética y los microcréditos, no todas las organizaciones tienen la posibilidad de acceder a estas soluciones. Como alternativa a esta realidad los Fairtrade Standards exigen que las organizaciones compradoras otorguen un anticipo financiera de los contratos, denominado pre-financiación, si los productores así lo solicitan. Con ello se busca ayudar a los productores y productoras acceder al capital y a superar lo que puede ser uno de los mayores obstáculos para su desarrollo. También se trata de promocionar la iniciativa empresarial y puede ayudar al desarrollo económico de comunidades rurales enteras.

9. Pago de una prima social
La prima de Comercio Justo supone una ayuda extra para las organizaciones productoras. Además de recibir el pago de sus productos, se benefician de una cantidad adicional para invertir en el desarrollo económico, social o ambiental de las propias organizaciones y la comunidad. Estas deciden el fin de la prima, sin intermediarios. La cantidad que se les abona se fija en un porcentaje, por unidad vendida, y sale del bolsillo de quien adquiere los productos. La prima social o Premium Fairtrade son dinero adicional para que los productores y productoras inviertan en la mejora de sus condiciones de vida. El destino de la prima de Comercio Justo se decide según el criterio de las organizaciones productoras. Nadie les impone como usarla o invertirla, que la selección del proyecto y el manejo del dinero se hace a través de procesos transparentes, participativos y democráticos. Los proyectos pueden fomentar el desarrollo de la comunidad o los propios negocios. El dinero de la Prima está destinado a mejorar la situación de las comunidades locales en cuestión de salud, educación, medio ambiente, economía, etc. prima de Comercio Justo y pretende ser una herramienta para el desarrollo socioeconómico y para el apoderamiento.

10. Reducción de intermediarios
Un principio fundamental del Comercio justo es facilitar relaciones comerciales a largo plazo y permitir que las asociaciones de productores y productoras tomen mayor control sobre el proceso de comercialización de sus productos. Las organizaciones mantienen relaciones a largo plazo basadas en la solidaridad, la confianza y el respeto mutuo que contribuyen a la promoción y el crecimiento del Comercio Justo. Las partes involucradas en la relación comercial buscan aumentar el volumen comercial entre ellas y el valor y la diversidad de su oferta de productos como un medio de crecimiento del Comercio Justo para los productores y productoras con el fin de aumentar sus ingresos. El diálogo y la transparencia son básicos para afianzar estas relaciones comerciales, así como también la colaboración en proyectos con las comunidades productoras.