Los problemas digestivos son muy molestos y también muy comunes, y afectan a grandes partes de la población. Los síntomas pueden variar desde una sensación de malestar hasta el estreñimiento, pasando por problemas de ardor y acidez, gases y muchos otros. Lo óptimo es realizar cambios en la dieta para mejorar la salud del sistema digestivo, comiendo una gran cantidad de frutas y verduras ricas en fibra y líquidos naturales, y reduciendo el consumo de alimentos procesados. Otros aspectos clave son realizar más ejercicio físico y llevar un estilo de vida saludable. Tomar complementos alimenticios indicados por los trastornos digestivos también puede ayudar.

1. Digestiu Plus de Nadiu

 

Raíz de jengibre.

 

El complemento alimenticio Digestiu Plus de nuestra marca propia Nadiu contiene extracto de jengibre y probióticos, destinados al bienestar digestivo. También contiene coral marino. El jengibre se ha utilizado tradicionalmente para ayudar a la digestión y contribuye a una función intestinal normal. Los probióticos pueden ayudar a restaurar el equilibrio de las bacterias en el intestino. El coral marino fosilizado contiene calcio, que entre otras funciones, contribuye al funcionamiento de las enzimas digestivas.

 

2. Zumo de aloe vera de Rel

 

Zumo de aloe vera ecológico de nuestra marca Rel.

 

El zumo de aloe vera es uno de los remedios tradicionales más fiables para la indigestión. Contiene muchas enzimas naturales que ayudan a la fácil descomposición de azúcares y grasas, lo que mejora el sistema digestivo. Además, el zumo de aloe vera ayuda a aumentar el contenido de agua en los intestinos, lo que ayuda aún más al movimiento de las heces haciéndolas más suaves y más fáciles de pasar.

Os animamos a intentar hacer nuestro «Smoothie Antiinflamatorio y digestivo con zumo de aloe vera y jengibre«. Una bebida que te ayudará muchísimo a mejorar y desinflamar el sistema digestivo.

 

Smoothie anti-inflamatorio y digestivo con aloe y jengibre

 

 

 

Advertencias: Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutos de una dieta equilibrada y un estilo de vida sano. No debe superarse la dosis diaria recomendada. Grupos de riesgo: es necesario consultar con un profesional.