Los niños y niñas en crecimiento suelen pasar hambre entre las comidas. Sin embargo, muchos snacks envasados ​​diseñados para los más pequeños son poco saludables. A menudo, están llenos de harina refinada, azúcares añadidos y ingredientes artificiales.

El tiempo de merienda es una buena oportunidad para aportar algunos nutrientes adicionales a la dieta de tu hijo o hija. En lugar de bocadillos hechos con pan refinado y embutido o snacks llenos de azúcar, ofrécele alimentos enteros que le aporten energía y nutrición.

 

1 – Yogur

El yogur es un excelente opción para merendar porque es una buena fuente de proteínas y calcio. El calcio es especialmente importante para los huesos en desarrollo de los niños.

Algunos yogures, como los de Delicies del Berguedà y otros que encontrará en nuestras tiendas, también contienen bacterias vivas, que benefician el sistema digestivo. Es importante que los yogures sean ecológicos para evitar hormonas y trazas de antibióticos.

 

Iogurts ecològics de Delícies del Berguedà.

 

Además, la mayoría de yogures pensados ​​para los niños son ricos en azúcar. Lo mejor es elegir un yogur normal y entero y endulzarlo con fruta fresca o un chorrito de miel.

Sin embargo, asegúrate de no dar miel a los bebés menores de 12 meses, ya que corren el riesgo de contraer una infección grave llamada botulismo.

 

2 – Bolas energéticas

Las bolas energéticas tienen gusto de pasta de galletas, pero están elaboradas con ingredientes nutritivos. Puedes elaborarlas con semillas de lino o de xia enteras; ambas son grandes fuentes de fibra, proteínas y antioxidantes. Las bolas energéticas son una alternativa más saludable a las barras energéticas comerciales, que suelen tener un gran contenido de azúcar e ingredientes artificiales.

Ingredientes:

1 taza (80 gramos) de avena

1/3 de taza (115 gramos) de miel cruda

1/2 taza (125 gramos) de mantequilla de almendra

1/2 taza de semillas de lino (55 gramos) o semillas de xia enteras (110 gramos)

1 cucharadita (5 ml) de vainilla

1/2 taza (80 gramos) de dátiles

Preparación:

Mezcla todos los ingredientes en un bol grande, bolas pequeñas y ponlas en la nevera.

3 – Sándwich de pan de molde integral y humus

El hummus es una opción que suele gustar a los más pequeños. Es espeso y cremoso. Los garbanzos (ingrediente principal del humus) contienen fibra y muchos antioxidantes.

El hummus tiene un gusto sabroso. El puedes presentar en formato sándwich o ofrecer acompañado de palitos de pan integrales.

 

4 – Chips de Kale

La kale es una verdura muy saludable, llena de calcio, antioxidantes y muchos minerales y fibra. En nuestras tiendas podrás encontrar chips de kale hechas con ingredientes naturales y ecológicos. Son muy sabrosas, por lo que suelen encantar a los más pequeños.

 

5- Batido de frutas

Un batido de frutas es una buena manera de dar a tu hijo o hija muchos nutrientes de golpe. Usa fruta fresca y ecológica y evita poner zumo de fruta pasteurizado ya que tiene un gran contenido en azúcar.

 

6 – Queso fresco

El queso fresco es cremoso y suave. Los bebés también pueden comer. Es rico en proteínas y una buena fuente de selenio, vitamina B12 y calcio. Puedes utilizar el queso fresco por sí solo, mezclarlo con fruta fresca, o ofrecerlo sobre tostadas de pan integral.

 

7 – Crema de frutos secos

Los frutos secos son muy saludables. Las cremas de almendra y cacahuete son muy cremosas y son naturalmente dulces. Untadas sobre tostaditas de arroz, pan de molde integral o trozos de manzana son muy buenas. La tahina, o crema de sésamo, es altamente saludable pero no tanto dulce. Puedes añadir un poco de miel o trozos de plátano. A tu hijo o hija le encantará!